Hoteles y Moteles

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Houston, con la participación de la Universidad de Purdue y la Universidad de Carolina del Sur, los huéspedes de hoteles están expuestos a un gran número de bacterias y gérmenes, los cuales pueden ocasionar infecciones leves o mortales. 

A través del Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control, prueba originalmente desarrollada por la NASA, que busca niveles de bacteria aeróbica y bacteria coliforme (fecal). El estudio examinó diversas superficies de habitaciones de hoteles de Texas, Indiana y Carolina del Sur. En éstas se descubrió que las zonas más contaminadas son los baños, especial inodoros y lavabos. Sin embargo una nueva investigación en Estados Unidos sobre el nivel de bacterias en varias superficies de un cuarto de hotel, encontró que entre los objetos más contaminado están el aparato de control remoto de TV y los apagadores de luz. Pero lo más preocupante, dicen los investigadores de la Universidad de Houston, fue encontrar que los artículos que se utilizan para limpiar los cuartos, como esponjas y trapos, mostraron “altos niveles de contaminación bacteriana”. Según el estudio -presentado durante la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Microbiología- esto incrementa el riesgo de contaminación cruzada entre las habitaciones. La contaminación de superficies con bacteria es una forma de transmisión de enfermedades, especialmente cuando ocurren brotes de infecciones en hoteles. Según Katie Kirsch, la investigadora que dirigió el estudio, “con la creciente preocupación sobre salud pública, la limpieza y sanidad de un hotel se ha convertido en un factor importante para los consumidores a la hora de elegir un hotel”.

Colonias de bacteria

Para investigar la sanidad de los cuartos de hotel, los investigadores utilizaron una prueba, llamada Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP). “La identificación de los artículos de alto riesgo en una habitación de hotel permitirá a los administradores diseñar estratégicamente prácticas de limpieza y ubicar el tiempo más eficientemente para reducir los riesgos potenciales a la salud”. Katie Kirsch.

 El análisis investiga el nivel de bacteria aeróbica (la más probable de causar enfermedades) y bacteria fecal. Para medir el nivel de bacterias en las superficies se analizaron las llamadas unidades formadoras de colonias (UFC). Los resultados, dicen los investigadores, mostraron -como se esperaba- altos niveles de UFC en el escusado y el lavabo. Pero lo que realmente sorprendió fue encontrar altos niveles de contaminación en el aparato de control remoto y los apagadores de las lámparas. Tal como explican los expertos, en un hospital o clínica de salud el objetivo general de limpieza, en términos de UFC, debe ser de menos de 5 UFC por centímetro cuadrado. El estudio encontró que los aparatos de control remoto tenían, en promedio una medición de 70 UFC por centímetro cuadrado. En los apagadores de lámparas se encontraron 112 UFC por centímetro cuadrado. Pero “lo más preocupante -dicen los autores- fueron los altos niveles de contaminación encontrados en los artículos de los carros de limpieza, como esponjas y trapos para limpiar los pisos, los cuales presentan el riesgo de contaminación cruzada entre habitaciones”. Las superficies con los menores niveles de contaminación, agregan los investigadores, fueron la cabecera de la cama, las varillas de las cortinas y la manija de la puerta del baño.

Indicador confiable

El estudio no investigó si las bacterias detectadas son causantes de enfermedades. Pero tal como señalan los científicos, los niveles de contaminación son “un indicador confiable” de la limpieza general de un lugar y ofrecen información importante para llevar a cabo mejores estrategias de sanidad en los lugares públicos. “Los hoteleros tienen la obligación de ofrecer a sus huéspedes un ambiente seguro y estable”, expresa la doctora Katie Kirsch. “Actualmente, las encargadas de limpieza limpian entre 14 y 16 habitaciones durante su turno de ocho horas, y pasan aproximadamente 30 minutos en cada cuarto”.  “La identificación de los artículos de alto riesgo en una habitación de hotel permitirá a los administradores diseñar estratégicamente prácticas de limpieza y ubicar el tiempo más eficientemente para reducir los riesgos potenciales a la salud que se enfrentan con la contaminación microbiana en los cuartos de hotel” agrega la investigadora.

Fuente: BBC