Veterinarios

Cómo propagan infecciones las mascotas:

Al igual que los seres humanos, todos los animales son portadores de gérmenes. Las mascotas son portadoras de algunas bacterias, virus, parásitos y hongos que pueden provocar enfermedades en los seres humanos a quienes infectan. Los humanos desarrollan estas enfermedades trasmitidas por otros animales cuando reciben una mordedura o arañazo o cuando entran en contacto con excrementos, saliva o caspa animal. Estas enfermedades pueden afectar a los seres humanos de muchas formas diferentes. Resultan más preocupantes cuando afectan a niños pequeños, lactantes, mujeres embarazadas y personas cuyo sistema inmunitario está debilitado debido a una enfermedad o a otra afección.

Consideraciones propias para los centros hospitalarios veterinarios

La concentración de los contaminantes tiene una relación directa con las deficiencias de ventilación y ocupación de los espacios cerrados los espacios han sido diseñados previamente con otros fines de ocupación, de ahí que no contemplan aspectos específicos para su uso actual, lo que deriva en remodelaciones y cambios que eventualmente podrían incorporar la presencia de sustancias adhesivas tóxicas, de larga duración a nivel de descomposición en el aire. Tomando en consideración la posibilidad de presencia de sustancias tóxicas derivadas de los materiales de construcción-decoración, el espectro completo de contaminantes, abarca monóxido de carbono, dióxido de carbono, partículas respirables, compuestos orgánicos volátiles, nicotina (en razón de que los usuarios del sistema eventualmente fuman) y dióxido de azufre, bacterias y hongos. En general el uso del aire natural resultó ser el mejor aliado para determinar la calidad del aire, principalmente para aquellos donde existe la posibilidad de renovación permanente del aire interno y evitar así la concentración de contaminantes de carácter microbiológico, aunque si se puede producir el ingreso de otras sustancias generadas por las actividades externas, como las emisiones de partículas de hollín y monóxido de carbono. La presencia de hongos y bacterias en las clínicas veterinarias no refleja necesariamente un problema de limpieza, pero sí la presencia de microorganismos que eventualmente podrían generar alteraciones en los pacientes sujeto a las concentraciones de éstos en los diferentes recintos, en especial en zonas de cirugía o recuperación. Podemos ayudar a que las clínicas veterinarias y tiendas de mascotas tengan lineas de defensa para los que laboran en ellas, los clientes, y las mismas mascotas a través de:

  • Desarrollar una estrategia de Higiene de manos.
  • Instalar equipos que eliminen bacterias, mohos, malos olores purificando el ambiente.
  • Limpiando las superficies y áreas de trabajo con productos de calidad
Es preocupante las condiciones en las que laboran el personal en los hospitales y clínicas veterinarias, que se exponen a condiciones con cierto nivel de riesgo para su salud. 
Los agentes biológicos tienen un serio impacto en los índices de calidad del aire interno de edificios, viviendas y clínicas diversas y, los principales factores biológicos que causan el problema son hongos, bacterias y virus, protozoarios, insectos, algas, pichones y roedores (2). Según las características de construcción, ventilación y uso, el edificio puede permitir la acumulación y proliferación de microorganismos y sus metabolitos (por ejemplo: endotoxinas y micotoxinas) así como la acumulación de otros compuestos orgánicos y la circulación del aire exterior contaminado. En los centros veterinarios es común encontrar estos factores que van a derivar en un ambiente interno con elementos potenciales de contaminación, los que, según su concentración, podrían afectar tanto a los pacientes como al personal de servicio de la clínica. La realidad en los hospitales de humanos es similar, principalmente porque el diseño original no corresponde al uso actual y las condiciones de ventilación y hacinamiento provocan distorsiones en la calidad del aire interno. Los agentes químicos como el monóxido de car-bono, dióxido de carbono y otras sustancias también fungen como factores condicionantes de la calidad del aire, al igual que el material particulado en suspensión que tiene una composición diversa. Igualmente la temperatura y humedad juegan un papel determinante en la conducta y propagación de bacterias y hongos y, la reducción del confort. Te invitamos a que uses nuestras soluciones para una mejor calidad de tu clínica, tus pacientes y sus propietarios y una mejor rentabilidad para ti.